Historias de los padres

Disciplina y determinación

El Cuerpo de Marines ayuda a un joven a desarrollar interés y fijarse objetivos.

Discipline and Determination
El hijo de Keith y Linda Freshour, Robert, siempre tuvo una veta independiente. Cuando anunció que quería incorporarse al Cuerpo de Marines, ya lo tenía totalmente decidido. Pero Keith no tuvo miedo de hacerle a Robert varias preguntas difíciles.

“Yo le advertí: ¿Sabes en lo que te estás metiendo? Porque nunca te ha gustado la idea de que te diga qué hacer, y nuestras reglas nunca fueron tan estrictas como serán las de los Marines. Insisto, ¿sabes lo que estás haciendo?”, le dijo Keith.

Keith tenía muchos motivos para corroborar que su hijo estuviera totalmente seguro con respecto al Servicio. Su padre y su hermano habían servido en el Cuerpo de Marines, y por el lado de la familia de Linda también había varios miembros del Servicio. Si bien Keith esperaba que Robert pudiera tener la idea de incorporarse algún día, quería que su hijo estuviera seguro de que realmente deseaba pertenecer a las Fuerzas Armadas.

Al igual que Keith, Linda quería confirmar que su hijo estuviera plenamente informado sobre el Cuerpo de Marines. También le preocupaba la seguridad de Robert. Y sostuvo: “Soy madre y no conozco a ninguna madre en el mundo que no se aflija por la idea de que su hijo o hija esté en un lugar en el que uno no pueda hacer nada”.

Keith también admitió que se preguntaba si Robert tendría la disciplina necesaria para triunfar en el Entrenamiento para reclutas. Robert les aseguró a sus padres que sabía lo que quería hacer y que deseaba llevar sus planes a buen término. Al final, Keith y Linda optaron por confiar en el criterio de su hijo.

Y valió la pena. En la ceremonia de graduación de Robert en Parris Island, Carolina del Sur, Keith y Linda se asombraron por el nivel de disciplina alcanzado por Robert. A pesar de una lesión en el pie que sufrió durante el Entrenamiento para reclutas, Robert se graduó puntualmente. Keith aseguró: “Estaba muy orgulloso de Robert por sobresalir y demostrar determinación y voluntad. Observé un gran nivel de personalidad que brotaba de su interior.”

Cuando vio a Robert con el uniforme, Linda también advirtió unos cuantos beneficios secundarios de la disciplina del Cuerpo de Marines. Y expresó: “Su uniforme lucía fantástico… Y le dije, ‘Tu camisa es perfecta. ¿Adónde te la plancharon?’ Los pliegues estaban increíbles. Y él me respondió con otra pregunta, ’¿Quieres decirme que la mandé a planchar? ¡Yo la planché!’ Y yo dije, ‘Genial’. ¡Los Marines son lo máximo para mí! ¡Un hombre que aprende a planchar!”

Luego de la graduación y más entrenamiento, Robert se movilizó dos veces a Irak, una en calidad de artillero y otra como conductor de Humvee. Linda reconoció que la pasó mal sabiendo que su hijo podía estar en peligro, pero está orgullosa del sacrificio que Robert está dispuesto a hacer.

“La parte más difícil es lo obvio: el peligro que implica. El peligro resultó ser lo más difícil porque uno nunca sabe”, admitió Linda.

El contacto con Robert por teléfono, los mensajes de texto, el correo electrónico y los paquetes con alimentos y artículos personales ayudaron a Keith y Linda a sobrellevar la tensión de estar separados de su hijo. Robert también envió fotos suyas con una familia iraquí con la que estuvo. Keith contó: “Ahí está él con esta familia iraquí que parece estar agradecida por su presencia para ayudarles a tener la libertad que desean. Eso sí que vale la pena.”

En su trabajo, Robert enfrentó desafíos y peligros. Keith y Linda siempre están preocupados, pero siguen estando orgullosos de la decisión de su hijo. Linda manifestó: “Probablemente él sienta que está marcando una diferencia. Está haciendo algo que tiene un verdadero significado, lo cual es muy importante.”

Robert no ha decidido nada en firme para su futuro, pero sus padres están ahí para darle su apoyo. Keith opinó: “Sé que se ha ganado el respeto por lo que hace y que él ve un futuro en lo que está haciendo, y creo que eso es bueno para él, y que puede aprovecharlo, e incluso continuar con sus estudios mientras está en las Fuerzas Armadas. Ese será el mejor camino para Robert. Y, definitivamente, estamos a su lado para respaldarlo también en eso.”

close