Today's Military:

Perfil:
John Brown
Suboficial de obras públicas

Cuerpo: Marina     |     Rango: Oficial

Nací y me crié en Newport News, Virginia. Cuando terminé el colegio secundario, no tenía idea de lo que quería hacer en la vida. Lo único que sabía era que quería irme de casa y conocer el mundo. Rendí el Examen de aptitud vocacional para las Fuerzas Armadas y saqué un puntaje bastante bueno. Así fue que la Fuerza Aérea se puso en contacto conmigo, me ofrecieron un trabajo y lo acepté: podríamos decir que básicamente fue el comienzo de mi vida.

Cuando terminé el entrenamiento básico y otros cursos de capacitación, me destacaron en la base Travis de la Fuerza Aérea en California. Trabajé como mecánico de aviación, donde fundamentalmente ayudaba a mantener las aeronaves de carga pesada. Volvían de volar y les hacíamos todas las reparaciones y el mantenimiento necesarios para que las aeronaves estuvieran listas para su próximo vuelo. Me enviaron a Alemania como apoyo en la primera Guerra del Golfo, donde hice el mismo tipo de trabajo, y también estuve un tiempo en Japón. Me encantaba mi trabajo, pero después de cuatro años y con 22 años de edad, decidí dejar el servicio para probar algo distinto.

Durante unos 10 años, hice muchos trabajos diferentes: fui barman, trabajé en aeronaves civiles, tuve mi propio negocio por un tiempo. Pero ninguna de esas actividades me dio el sentido del logro que encontré en las Fuerzas Armadas. Así que me puse a pensar con seriedad qué era lo que realmente quería hacer. Finalmente me di cuenta que lo mío era la ingeniería civil y decidí especializarme en eso.

Estaba terminando el último semestre de estudios cuando la Marina se puso en contacto conmigo. Un reclutador me habló sobre las oportunidades para los ingenieros civiles en la Marina. Hice algunas otras averiguaciones y me di cuenta de que eso era exactamente lo que estaba buscando. Entonces, a los 32 años, volví a ingresar en las Fuerzas Armadas y me incorporé a la Marina como oficial.

Llamativamente, mi primera asignación en la Marina fue otra vez en la base Travis de la Fuerza Aérea. Pero, esta vez en lugar de trabajar en las aeronaves, me desempeñé como suboficial residente de obra. La ingeniería civil se ocupa fundamentalmente de diseñar, construir y mantener las carreteras, los aeropuertos, los sistemas de servicios públicos, los edificios y los puentes, todo aquello con lo que la gente tiene contacto. Así que durante dos años me dediqué a dirigir proyectos de construcción en la base. Durante ese tiempo, fui responsable de unos $40 millones destinados a obras, por lo que adquirí mucha experiencia en gestión y en contratación. (¡En el mundo civil con suerte ves ese dinero en tus primeros 10 años de trabajo!)

El siguiente trabajo que tuve fue con los Seabees de la Marina en Gulfport, Mississippi. Por si alguien no lo sabe, les cuento que los Seabees son los batallones de construcción de una gran parte de la fuerza naval de construcción. La palabra Seabees surge de la pronunciación en inglés de la sigla CB que quiere decir Construction Battalions. En los Seabees, no trabajamos en los buques. No volamos aviones. No trabajamos en submarinos. Somos los “marineros de tierra”, aunque estamos en la Marina, trabajamos en tierra firme. El área de responsabilidad de los Seabees comprende desde acciones humanitarias y tareas de recuperación en caso de desastres hasta contingencias en tiempos de guerra.

En el medio de mi asignación en Mississippi, fui destacado en Irak durante siete meses como integrante de un equipo de reconocimiento de ingenieros del Seabee. Mientras estuvimos allí, nuestro trabajo consistía en evaluar puentes, carreteras, edificios y campamentos bombardeados y suministrar la información recopilada a los encargados de tomar decisiones para determinar algo así como “Bien, ¿esto se puede reconstruir? ¿Lo podemos reparar? ¿O lo mejor es demolerlo?” Pero, una de las cosas más interesantes que hicimos fue a favor de las primeras elecciones democráticas en Irak en enero de 2005. Construimos algunas cabinas de votación y nos ocupamos de algunos temas de seguridad para que la gente de la ciudad pudiera tener un lugar seguro para votar. Sentimos que ejercimos un gran impacto.

De regreso a los Estados Unidos, me convertí en oficial de reivindicación de la Costa Este. Básicamente, viajaba de Maine a Puerto Rico para hablar con los estudiantes universitarios y los profesionales sobre el Cuerpo de Ingenieros Civiles. Lo hice durante 18 meses. Y ahora, estoy en la Estación naval de Norfolk en Norfolk, Virginia, donde me desempeño como suboficial de obras públicas.

En mi puesto actual, no caben dudas de que tengo un nivel de responsabilidad mayor. Ahora me concentro en la vista de 10,000 pies de la base. Tengo que estar al tanto de lo que pasa en todas partes en cuanto a planificación y construcción, para poder informárselo directamente al oficial de obras públicas y al comandante de la base.

Estoy por emprender mi próxima asignación este verano. Voy a la escuela de graduados de la Universidad de Florida. La Marina me da un año. Así que voy a cursar el programa de ingeniería civil allí.

Me faltan unos siete años para jubilarme, porque también se tienen en cuenta los años que pasé en la Fuerza Aérea. Uno de los beneficios más importantes de las Fuerzas Armadas es que puedo prestar servicio durante 20 años y reunir los requisitos para jubilarme por el resto de mi vida. Y lo que hacemos en el Cuerpo de Ingenieros Civiles es lo mismo que hacen los planificadores urbanos y los departamentos de obras públicas de las ciudades de todo el país. Así que cuando finalmente me llegue el momento de sacarme el uniforme, no voy a tener problemas para conseguir trabajo en el ámbito civil.

Todo me ha salido muy bien en la Marina hasta ahora. Estoy aquí para decirles que el gobierno se ocupa de las Fuerzas Armadas muy pero muy bien. Por eso, es aquí donde sigo estando hoy en día.

John Brown.
Ver todos los perfiles.

Áreas laborales

Otros perfiles en Construcción, edificación y extracción

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.