Today's Military:

Perfil:
Gary Hobin
Oficial de relaciones internacionales

Cuerpo: Ejército     |     Rango: Oficial

“Serví en el Ejército de los Estados Unidos durante más de 22 años… Ahora enseño en la Escuela de Comando y Estado Mayor General del Ejército de los Estados Unidos. Soy miembro del cuerpo docente aquí y apelo a mi experiencia militar todos los días.”

Gary creció en el norte del estado de Nueva York, en las afueras de Rochester. Asistió a la universidad y concentró sus energías en una de sus pasiones: la historia. De hecho, se especializó en esa asignatura, con el plan de asistir a la escuela para graduados y convertirse en profesor universitario. Durante este tiempo, comenzó a interesarse por el Ejército.

“Empecé el programa ROTC del Ejército como alumno de pregrado, en especial porque [este programa] ofrecía ciertos tipos de actividades extracurriculares que me interesaban y que podía realizar a través del programa ROTC del Ejército en forma gratuita.”

La mayoría de los estudiantes de los programas ROTC cumplen el servicio activo poco tiempo después de graduarse, pero a Gary le dieron un permiso de dos años para que asista a la escuela de graduados y continúe sus estudios de historia. Esperó a obtener la maestría para luego empezar su carrera militar como oficial de infantería.

“Como oficial de grado superior o como oficial de estado mayor, uno proporciona recursos y apoyo, liderando a los hombres en las unidades pequeñas y motivándolos.”

Gary apreció las habilidades que perfeccionó mientras cumplía esa función, pero pronto pasó a desempeñarse en otro puesto como parte de un batallón de operaciones psicológicas.

“Son unidades cuya misión es comunicar los mensajes y la información… convencer a las personas del otro lado… a que vean nuestra versión de la historia.”

Luego de cumplir una variedad de asignaciones propias de un oficial de infantería como oficial de estado mayor y comandante de compañía, Gary se entrenó para convertirse en oficial de área extranjera, especializado en Arabia y Medio Oriente. Un curso de seis meses en Fort Bragg, Carolina del Norte, lo llevó a estudiar árabe durante un año en el Instituto de Idiomas del Departamento de Defensa en Monterey, California. A continuación, fue asignado a la Embajada de los Estados Unidos en Jordania para perfeccionar sus destrezas lingüísticas. Este contacto con el Departamento de Estado fue el inicio de una transición que lo llevaría a convertirse en oficial de servicios extranjeros.

Primero asistió a un programa de entrenamiento general en Washington, D.C., para oficiales de servicios extranjeros recién aceptados, a continuación de lo cual realizó un curso más breve que se concentraba especialmente en las habilidades que iba a necesitar durante su primera asignación. El programa completo duró aproximadamente tres meses.

Luego Gary fue destacado en las embajadas de los Estados Unidos en Siria y Arabia Saudita. Su trabajo principal fue analizar los factores políticos y económicos del entorno local y ayudar a guiar las estrategias basándose en esta información. Los oficiales de servicios extranjeros tienen un papel muy importante en la diplomacia, ya que explican la posición de los Estados Unidos en cuanto a un tema e informan a su vez la posición que tiene el país extranjero.

Durante su trabajo en las embajadas, Gary también colaboró con ciudadanos estadounidenses que viajaban o vivían en el extranjero en una variedad de asuntos. Los oficiales de servicios extranjeros cumplen la función de defensores de los estadounidenses que son encarcelados en el extranjero y se aseguran de que gocen de los mismos derechos y reciban igual trato que los nativos del país en el que han sido encarcelados. Y en el caso del fallecimiento de un ciudadano estadounidense en el extranjero, el oficial de servicios extranjeros ayudará a identificar los restos, obtendrá y guardará en lugar seguro las pertenencias del fallecido y se comunicará con los familiares. El trabajo diplomático también tiene lugar en ámbitos más sociales, como destaca Gary.

“Por la noche generalmente hay ‘eventos de representación’ a los que hay que asistir: recepciones, cócteles, cenas, en las que los oficiales de todos los grados están trabajando, no están de fiesta.”

En la actualidad, Gary es mayor retirado y profesor auxiliar de Relaciones Internacionales en la Escuela de Comando y Estado Mayor General del Ejército. Volviendo al punto de partida, Gary ha concretado su sueño de enseñar, aunque nunca se imaginó que sería como resultado de sus 22 años de servicio. Ser tutor e instructor de mayores y otros oficiales de rango superior le permite a Gary poner en práctica tanto sus experiencias en las Fuerzas Armadas como su pasión por la enseñanza.

“En esto puse mucho tiempo y compromiso. Pero todo lo que hice me rinde frutos ahora: convertirme en tutor, en entrenador, en instructor de estos mayores que ahora van a salir y ser oficiales superiores en todo tipo de lugares.”

Gary se pasa el día enseñando, explicando e ilustrando lo que sabe, y lo que ha aprendido, con la finalidad de transmitirles a quienes inician su camino en las Fuerzas Armadas lo que significa servir. Siente que es su obligación legarle a la siguiente generación lo que él recibió: conocimientos, orgullo y oportunidad.

“Mi carrera no hace más que ilustrar que se pueden hacer muchas cosas sin cambiar de insignia de las Fuerzas Armadas. Sin lugar a dudas las oportunidades están para quien las sepa aprovechar.”

Gary Hobin.

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.