Today's Military:

Perfil:
Ryan Trammell
Electricista de la construcción

Cuerpo: Marina     |     Rango: Alistado

“La verdad es que no estaba encaminado en la vida. Me la pasaba holgazaneando, perdiendo el tiempo y metiéndome en problemas.”

Ryan Trammell creció en Normal, Illinois. Durante un tiempo jugó al fútbol en el colegio secundario, pero sin darse cuenta empezó a tomar malas decisiones fuera de la escuela y a juntarse con la gente equivocada. Su padre se desempeñó en la Marina durante cuatro años, y por el lado materno había al menos cinco miembros del servicio en la familia, por eso Ryan algo sabía de las Fuerzas Armadas. Cuando empezó a sentir que su vida se estaba estancando, tomó la decisión de seguir el camino de su padre, y se incorporó a la Marina.

“Mi padre y yo hablamos con [el asesor de carreras de las Fuerzas Armadas] sobre los trabajos para los cuales reunía los requisitos. Me dio tres opciones, y una de ellas era la de electricista de la construcción. Rápidamente elegí esa. Mi padre tiene una empresa de construcción, por eso pensé que eso era ni más ni menos lo que quería hacer.”

De vez en cuando, Ryan había trabajado con su padre en la construcción. Para él, la Marina era un excelente lugar donde capacitarse para un trabajo, aprender lo que necesitaba y salir para trabajar con su padre. Ryan tenía bastantes conocimientos de construcción, pero sabía muy poco sobre la parte eléctrica, hasta que empezó su entrenamiento en la Marina.

“Te conviertes en un hombre orquesta. Cuando me embarco en un proyecto, hago de todo, desde armar encofrados y levantar paredes hasta verter el concreto. Cuando llega el momento del trabajo eléctrico, instalo los sistemas de iluminación, arreglo los generadores y hasta pongo en operaciones un sitio. Estamos trabajando en líneas de alta tensión, alto voltaje y transformadores.”

Como parte del equipo del Batallón de Construcción (también conocido como los Seabees), Ryan trabaja en equipo con otros miembros del servicio idóneos, y todos acometen con esmero una misión en común. Y ninguna misión es igual a la anterior; los trabajos pueden ser en Estados Unidos o en sitios en el extranjero.

“Estuve en Panamá. Construimos un centro comunitario desde cero. Fuimos a un terreno, lo despejamos y erigimos un edificio. En otra oportunidad, acababa de terminar un ejercicio de campo. Regresé a casa y me dijeron que no desempacara. Salí para Nueva Orleáns y [el huracán] Katrina”.

Hace ya ocho años que Ryan está en las Fuerzas Armadas. Recientemente ascendido a contramaestre de primera clase, el próximo paso de Ryan será convertirse en E-7 o primer contramaestre. En esa instancia, Ryan será considerado un experto en el campo. Y su carrera no terminará ahí porque su motivación va más allá del crecimiento personal.

“Creo que ayudar a las personas que no pueden valerse por sí mismas es lo importante de este trabajo. Para mí, el servicio consiste en defender al país más grandioso del mundo.”

“Saben, en cinco años, seré jefe. Y tengo la determinación de lograrlo. Voy a hacer que eso suceda.”

Mucho cambió para Ryan en un período relativamente breve. De sentirse desorientado y estar en malas compañías, Ryan ahora tiene dos caminos viables y enriquecedores por delante. Puede quedarse en las Fuerzas Armadas y hacer carrera, o puede optar por tener su propio negocio como electricista. Dos opciones que nunca pensó que pudieran ser posibles en un momento de su vida.

“Mi vida cambió por completo. Crecí realmente rápido en la Marina y mi vida dio un vuelco.”

Ryan Trammell.

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.