Today's Military:

Perfil:
Erica K.
Oficial de inteligencia

Cuerpo: Guardia Costera     |     Rango: Oficial

Para razones de seguridad, no podemos demonstrar el nombre completo o fotografía de este miembro del Servicio.

“Pensé que pasar a la Guardia Costera iba a ser una excelente oportunidad de hacer algo más basado en el país e igualmente seguir en la misión antidrogas, ya que las operaciones contra el narcotráfico son una de las principales misiones de la Guardia Costera.”

Ahora, Erica K. es oficial de inteligencia de la Guardia Costera, pero comenzó su carrera como lingüista criptológica en la Fuerza Aérea.

Antes de incorporarse a las Fuerzas Armadas, Erica se consideraba una joven pueblerina de Texas. Aunque aspiraba a algo más en su vida, sus padres no tenían muchos recursos, y sus objetivos iniciales al salir del colegio secundario no iban mucho más lejos de los límites de su vida cotidiana en el Valle de Río Grande.

Eso fue hasta que la hermana de Erica, que estaba en la Fuerza Aérea, le habló sobre la inteligencia militar. Intrigada, Erica visitó a un reclutador de la Fuerza Aérea.

“Cuando vi que tenía la oportunidad de ser lingüista criptológica, y yo ya era bilingüe porque hablaba español, pensé que esto sería ideal para mí.”

A los 21 años, Erica se alistó en la Fuerza Aérea y fue al campamento de entrenamiento de San Antonio, y luego a la escuela de criptología. Al terminar los estudios, Erica comenzó a trabajar directamente como lingüista en San Antonio, Texas. Fue subiendo de rango y finalmente se convirtió en redactora de informes a cargo de la compilación de documentos detallados sobre actividades delictivas y de narcóticos.

Y los ascensos siguieron llegando para Erica. Se convirtió en analista principal, a cargo de la dirección de informes escritos. Luego de eso, fue seleccionada para coordinar la capacitación de aproximadamente 350 lingüistas. Y en medio de todo eso, Erica también retomó los estudios, obtuvo el título de capacitación intermedia en Ciencias Aplicadas de la Universidad Comunitaria de la Fuerza Aérea, junto con un título de Asociado de Artes.

Con dos títulos en su haber pagados por las Fuerzas Armadas, Erica estaba dando apenas los primeros pasos. Se presentó a la Universidad Nacional de Inteligencia de Defensa en Washington, D.C.

“Me aceptaron en ese programa, que es considerado como si fuera la Harvard de las escuelas de inteligencia, y me recibí de Licenciada en Inteligencia Estratégica. Luego obtuve un certificado de posgrado.”

Mientras estaba en este programa, Erica se hizo amiga de un compañero de la Guardia Costera que le comentó que la Guardia Costera necesitaba oficiales de inteligencia.

En 2005, Erica fue aceptada como oficial a través de un nombramiento directo en la Guardia Costera. Aunque Erica decidió pasar de la Fuerza Aérea a la Guardia Costera, no tuvo que ir al campamento de entrenamiento de la Guardia Costera. En su lugar, realizó el curso de tres semanas de nombramiento directo como oficial de inteligencia en New London, Connecticut, y pasó a la historia como la primera oficial de inteligencia por nombramiento directo del sexo femenino.

Rápidamente, Erica obtuvo una serie de ascensos y experiencias. Brindó servicios de inteligencia a almirantes como oficial de vigilancia e inteligencia en el cuartel general de la Guardia Costera y supervisó a hasta 15 personas como oficial de vigilancia superior.

Luego de cumplir servicio en el Centro Nacional de Inteligencia Marítima y de trabajar como oficial de operaciones en la División Marítima de Análisis de Amenazas a la Nación, Erica aplicó su trabajo al Centro Nacional Antiterrorista. Fue elegida para ayudar a las agencias de inteligencia a compartir conocimientos y trabajar juntas. Mientras desempeñaba estas funciones para la Guardia Costera, Erica encontró el tiempo para obtener un certificado de posgrado en inteligencia otorgado por la Universidad Nacional de Inteligencia de Defensa.

“Creo que este es un momento excelente para estar [en la Guardia Costera], simplemente porque están pasando muchas cosas en el mundo y especialmente en el ámbito marítimo.”

En la actualidad, Erica está destacada como oficial de inteligencia en Washington, D.C., y trabaja para personal de nivel superior en diversas ramas de las Fuerzas Armadas y agencias civiles, entre ellas el FBI, el Departamento de Seguridad Nacional y otros miembros de la comunidad de inteligencia. Su trabajo implica una variedad de responsabilidades, reservadas y no reservadas.

“Como oficial de inteligencia, nuestro trabajo es compilar y analizar la información de inteligencia para determinar las intenciones y capacidades de los individuos o grupos hostiles. Con frecuencia hablo con los oficiales superiores, los mantengo informados acerca de lo que creemos que es o no es una amenaza y lo que vemos como una dirección potencial para los terroristas y cómo podemos desbaratar sus actividades.”

Todos los días son diferentes para Erica, esto le sienta de maravilla y es lo que capitaliza como la razón por la que desea permanecer en las Fuerzas Armadas hasta que se jubile. Cuando se jubile de la Guardia Costera, espera poder estudiar para obtener un título en psicología o sociología para poder ofrecer asesoramiento a los adultos jóvenes.

Ya sea viajando por el mundo a lugares como Madrid y Ciudad de México, estudiando para su próximo título o informando a los oficiales sobre la última situación de inteligencia, Erica valora cada experiencia nueva.

“Las Fuerzas Armadas abren tantas puertas. Simplemente te abren los ojos… uno no sabe lo que le espera hasta que va y lo hace.”

Erica K..

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.