Today's Military:

Perfil:
Timothy Mays
Técnico en sonares

Cuerpo: Marina     |     Rango: Alistado

En realidad, no hablamos de lo que hacemos como fuerza submarina. Ese es uno de los motivos por lo que la llamamos el “servicio silencioso”. Pero básicamente, yo soy técnico en sonares, lo que significa que me aseguro de que la embarcación no choque contra nada que haga ruido. Si hace ruido, desciframos lo que es y el lugar donde se encuentra.

Antes de incorporarme a la Marina, había obtenido mi título en geología. Trabajé un poco más de un año en los servicios de comercio electrónico de una importante compañía de tecnología, por eso sabía cómo manejar una amplia variedad de computadoras. Dejé la compañía e inicié el proceso de incorporación a la Marina. Quería calificar para desempeñarme como técnico en sonares porque deseaba obtener una maestría en Matemáticas Aplicadas u Oceanografía Física. Creo que es el mejor trabajo de alistado para realmente empezar a trabajar en oceanografía.

Cuando hice el entrenamiento avanzado, aprendí los conceptos básicos del sonido y su funcionamiento en el agua, cómo se mueven las cosas en el agua y cómo calcular la geometría. Una vez que te asignan a un submarino, aprendes muchos de los detalles técnicos del sistema.

No eres un miembro útil de la tripulación hasta que recibes la insignia de guerra submarina, o tus “delfines”, como la llamamos nosotros. Y para hacerlo, debes conocer todos los sistemas de la nave con un cierto nivel de destreza. Entonces, el simple hecho de ser técnico en sonares no significa que no tenga las nociones básicas sobre cómo funciona el reactor nuclear del submarino.

Cuando estás en la fuerza submarina, estás más en el mar que en otro lado. No tienes comunicación externa personal con el mundo exterior durante períodos prolongados, y no puedes ver la luz del sol ni ninguna otra cosa. Todo lo que tienes es un tubo de acero con maquinarias y 130 o más personas a bordo. Aprendes a vivir en estrecho contacto con muchas personas diferentes. Es un conjunto de habilidades que adquieres, la capacidad para trabajar juntos en un recinto pequeño y cerrado durante períodos muy largos con el mismo grupo de gente y altos niveles de estrés.

Me imaginaba que haría los cinco años de alistamiento y luego ingresaría en el programa de la maestría para luego avanzar desde ese punto. Pero hace alrededor de cuatro años, empezó un programa de intercambio para técnicos en sonares con la Real Marina Australiana. Presenté todos mis papeles y resulté seleccionado. Formé parte del primer grupo que se integró plenamente a la tripulación de un submarino australiano. Aprendí ver las tácticas y el resto de las cosas de una manera muy diferente. Es tan así, que las dos marinas pueden intercambiar algunas ideas en la placa de cubierta y entenderse aún mejor entre ellas.

Como ya tengo un título, me postulé para la Escuela de Aspirantes a Oficial y fui seleccionado. Pasaré a la comunidad de guerra de superficie. No sé adónde estaré destacado. Eso todavía es parte del futuro. Como oficial de guerra de superficie, el objetivo final normalmente es comandar tu propio buque. Sé que podría volver a una gran corporación del sector privado, pero seguramente me aburriría mucho y me desviaría de mi objetivo laboral. Porque aquí puedo tener un panorama más grande de las cosas y sentir que realmente estoy haciendo algo útil.

Timothy Mays.

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.