Today's Military:

Perfil:
Travis Robinette
Jefe de operaciones y planes

Cuerpo: Ejército     |     Rango: Oficial

Crecí siendo un niño mimado del Ejército. Mi padre sirvió durante 30 años en el Ejército, lo que hizo que estuviera siempre inmerso en el estilo de vida militar. En realidad nací en Alemania, en uno de los viajes al extranjero de mi padre, y viví en Kentucky, Kansas, Missouri y Wisconsin antes de graduarme y decidir que iba a seguir una carrera en el Ejército.

La primera vez que analicé seriamente el rol que desempeñaría en las Fuerzas Armadas fue cuando estaba en el colegio secundario. Me inscribí en el programa ROTC Junior cuando tenía una edad en la que comprendía mejor el trabajo de mi padre.

Asistí a la U.S. Military Academy durante un año antes de pasar a otra escuela e ingresar en el ROTC. Estaba en un programa llamado Programa Simultáneo de Membresía, lo que significa que participaba en una unidad local de la Guardia Nacional los fines de semana mientras estaba estudiando. Esto hizo que tuviera un rol de liderazgo práctico: trabajaba con soldados mientras todavía estaba en el colegio.

El ROTC me brindó excelentes modelos de conducta para aprender cómo se aplica el liderazgo. El personal docente era de primera línea, y acudo a ellos periódicamente. Siguen interesados en saber cómo me va y qué sigo haciendo. Esos lazos son duraderos.

Mi primer trabajo fue como oficial de señales de un batallón de una unidad de inteligencia militar en Corea. Cada vez que se descomponía una computadora, yo era a quien llamaban para que la arreglara. Y aunque no supiera cómo hacerlo, se suponía que sabía a quien llamar para que hiciera el trabajo. En una unidad de inteligencia militar hay muchísima información altamente confidencial, por lo que tuve que obtener permisos de seguridad de mayor nivel para poder trabajar con ese material. Y, por supuesto, estaba la singularidad de trabajar en Corea, porque también trabajamos con unidades coreanas y les brindábamos apoyo. Fue muy revelador como teniente joven, tenía esa gran responsabilidad en un país donde no se habla mucho su idioma.

De ahí me dirigí a Alemania, donde estuve en una unidad de señales y estaba rodeado de algunos compañeros que contaban con parte de mi misma experiencia. Al principio, me desempeñé como oficial ejecutivo de la compañía, lo que significa que me ocupaba del mantenimiento de todos los equipos y gran parte de las actividades administrativas de una compañía, que estaba conformada por un grupo de 80 a 100 personas. Poco después de haber arribado a esa unidad, nos movilizamos a Bosnia por un año. Éramos una repetidora de comunicaciones para todas las otras bases del Ejército.

Desde entonces, he tenido diversos trabajos: comandante de compañía en Arizona por un par de años, y trabajé en Inglaterra a cargo de un centro de comunicaciones durante tres años. Regresé a Alemania para otra asignación y me movilicé como parte del Cuerpo Multinacional en Irak. Todas las experiencias vividas me ayudaron a desempeñarme mejor en mi puesto actual, ya sea porque me ocupé de determinadas situaciones en sí o porque estuve en contacto con las tecnologías específicas que se incluyen en lo que hago ahora.

En mi puesto actual como jefe de operaciones y planes del Ejército G6 Norte, me concentro en los Estados Unidos. Hago lo mismo que hice durante toda mi carrera, pero lo hago para los ciudadanos estadounidenses. Cuando somos llamados a la acción, normalmente es como respuesta a un desastre natural. El año pasado, me movilicé dos veces para ayudar a coordinar la respuesta del Departamento de Defensa a los huracanes Ike y Gustav. Y si algo anormal ocurriera en los Estados Unidos, como un evento nuclear, químico o biológico, somos parte de las fuerzas que tienen que responder.

Miro al futuro constantemente. En mi oficina tengo una gran pizarra con todas las misiones futuras y quienes estarán a cargo de las distintas cosas para no quedarnos sin recursos. Se trata de decidir quién tiene las habilidades necesarias y está disponible para cubrir las diversas misiones que manejamos.

Una de las cosas en las que estoy trabajando personalmente es en una maestría, así como en varias certificaciones de tecnología de la información para poder ser un integrante más valioso del equipo. Con ese tipo de formación y capacitación podré lograr muchas cosas más.

Todas las experiencias vividas en las Fuerzas Armadas harán que me resulte muy fácil la transición a la vida civil cuando llegue el momento. La ética en el trabajo, las personas con las que interactúas, la capacitación y el entrenamiento que recibes —y hasta el modo de pensar al que estarás expuesto en las Fuerzas Armadas— sólo te preparan para el éxito.

Travis Robinette.

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.