Today's Military:

Perfil:
Nathan Grant
Especialista en logística

Cuerpo: Marina     |     Rango: Alistado

Cuando por primera vez pensé en alistarme, sin duda alguna estaba atravesando la adolescencia y no sabía realmente lo que quería hacer. Quería dedicarme a algo relacionado con los negocios pero, al mismo tiempo, no me entusiasmaba mucho la idea de ir directamente a la universidad. En ese momento, no estaba lo suficientemente maduro como para ir a la universidad. Por eso analicé las Fuerzas Armadas y dije, “Bien, esta es una manera distinta de hacer las cosas”.

Me incorporé a la Marina y asistí al entrenamiento básico en noviembre. Tenían una posición de encargado de depósito disponible, por eso, después del campamento de entrenamiento, fui a la universidad en Meridian, Mississippi. Allí obtuve conocimientos generales sobre logística, contabilidad y otros campos relacionados con los negocios.

Una de las mejores cosas de estar en las Fuerzas Armadas es que puedes tener un trabajo, como ser un especialista en logística, y puedes hacer inventarios por un año. Puedes dejar eso y dedicarte a la contabilidad. Puedes convertirte en gerente de compras. Realmente te da una amplia gama de oportunidades dentro de un solo trabajo.

En un día normal, asigno remesas de dinero a distintas cuentas, me comunico con proveedores, celebro contratos. Administramos repuestos de aviación para todos los distintos comandos de la línea de vuelo, los helicópteros y los aviones. También gestionamos los viajes oficiales y todo lo necesario para la prestación de los servicios regulares de las instalaciones.

Normalmente brindamos respaldo directo a alrededor de 20 comandos, y luego hacemos una evaluación antes del inicio del año fiscal y les preguntamos cuáles son sus necesidades. La manera más fácil de hacerlo es analizar el historial, y cuando nos entregan sus proyecciones, recurriremos a esos datos y diremos, “Bueno, el año fiscal anterior gastaron esta cantidad de dinero”. Y luego miraremos la información que nos entregan. Usamos dinero de los contribuyentes, por eso tratamos de ser eficientes con respecto a los costos y eficaces en el manejo del dinero.

Como siempre me dijo mi jefe, “No puedes decir sí a todo; tienes que decirle ‘No, no puede tenerlo, Señor’ a una persona que está cinco grados por encima tuyo”. Y tienes que poder decirle eso. Quizás uno tenga que ser cortés, claro y conciso, y no generar enojo, sino darle información precisa. Y lo que aprendí es que aunque estas personas realmente quieran suministros que no están autorizados, al fin de cuentas te respetarán.

Cuando se te presenta una situación decisiva que te lleva al límite profesionalmente y la superas, te sientes tan orgulloso de ti mismo… Estas experiencias hacen que uno ame lo que hace para su comando, las Fuerzas Armadas y el país. Y, en última instancia, pienso que si me fuera de las Fuerzas Armadas, probablemente querría trabajar para una empresa que tuviera un contrato con el gobierno o tuviera algún tipo de vínculo con las Fuerzas Armadas, así sentiría que sigo cumpliendo con mi deber.

Nathan Grant.

Comparta sus comentarios.

cerrar

Pautas de envío
  • Sea lo más conciso y claro posible.
  • Le rogamos se abstenga de utilizar un lenguaje inadecuado.
  • Todos los envíos son propiedad de todaysmilitary.com.