Image
Steve Opalenik
Navy logo Oficial

Teniente comandante

Steve Opalenik

Oficial de instalaciones

“Si me retrotraigo a mi último año de estudios, las Fuerzas Armadas eran el último lugar adonde iba a ir. Realmente no pensaba en las Fuerzas Armadas en ese entonces… Pero empezaron a parecerme una opción cada vez mejor.”

"I feel like the guy that carries the torch, the proud American."

Steve Opalenik

Lieutenant Commander | Navy

Steve Opalenik recuerda una época en la que las Fuerzas Armadas eran lo más remoto para él. Steve creció y asistió a la escuela secundaria en Western Pennsylvania, y ahí adquirió algunas habilidades como dibujante, el primer indicio de una carrera en la ingeniería civil. Una vez graduado, decidió mudarse a Atlanta, Georgia, y probar sus habilidades en un estudio de ingeniería.

“Cambié de ciudad, pero aun así me sentía estancado. Empecé a hablar con reclutadores y descubrí que [en las Fuerzas Armadas] podía encontrar algo más importante de lo que estaba haciendo…”

Steve tiene un hermano menor que había ingresado en la Fuerza Aérea un par de años antes y que tenía una actitud muy positiva con respecto a su experiencia en el Servicio. Steve empezó a hablar con reclutadores y descubrió que la Marina parecía adecuarse mejor a su personalidad y sus intereses personales, así que se alistó.

“Entré como carpintero. Trabajé con el reclutador. Él me consiguió acceso al MEPS (Centro de Procesamiento de Entrada en las Fuerzas Armadas, por sus siglas en inglés), y trabajamos hasta encontrar un campo que me interesara. Había sido dibujante y tenía ciertos conocimientos de ingeniería, por eso entrar en el Batallón de Construcción de la Marina era lo que quería hacer.”

Cada equipo del Batallón de Construcción (normalmente conocidos como los Seabees) emplea hasta siete tipos distintos de trabajadores, que incluyen constructores, obreros siderúrgicos, electricistas de la construcción y mecánicos. La experiencia y el interés de Steve en la ingeniería lo ayudaron en su formación y capacitación, y su pasión lo ayudó a triunfar.

“Fui ascendiendo de rango bastante rápido, y esa es una de las cosas de las que estoy especialmente orgulloso. Empecé como E-1 y fui subiendo… Fue una cuestión de mérito y trabajo arduo.”

Después de aproximadamente siete años y medio en la Marina, Steve se convirtió en primer contramaestre y trabajó en ese ámbito durante un tiempo. Después de eso, fue asignado para trabajar en la Academia Naval. Durante este tiempo, Steve pudo ir a la universidad en su tiempo libre y obtener su título asociado como técnico de arquitectura. Poco después, se convirtió en oficial de servicio limitado (comúnmente conocido como Mustang). Esto significa que fue seleccionado para el nombramiento según su experiencia y liderazgo sin el requisito de tener una licenciatura como un oficial tradicional. El liderazgo era natural para Steve, y se dio cuenta de que tenía un don para eso.

“Me ocupo de perfilar una visión de dónde estaremos en cinco, diez años, y participo en distintos proyectos para identificar todo, desde el funcionamiento de los depósitos hasta el tipo de dársenas que necesitamos. Me encargo de ese tipo de cosas relacionadas con la ingeniería. .”

Hoy, como teniente comandante del Cuerpo de Ingenieros Civiles, las responsabilidades de Steve son de gran alcance. Al servicio de siete escuadrones, Steve es el único oficial de instalaciones del Segundo Grupo de Seguridad Expedicionaria Marítima, por lo que todos los días son muy variados. Ya sea que tenga que planificar una nueva construcción o reaccionar ante un cambio imprevisto en una misión, Steve es la persona a la que se debe recurrir para llegar al fondo de la ingeniería y solucionar el problema. Su responsabilidad es mirar hacia el futuro, y así determinar las instalaciones que se deben construir y la evolución de esas necesidades en el futuro.

Steve toma sus responsabilidades con seriedad y sabe que él es parte integral de una estructura superior. También sabe que su próximo ascenso acarreará más y mayores responsabilidades, a medida que prepara a otros Seabees para llevar adelante misiones en todo el mundo. Es algo que lo separa de muchos de sus pares, en el buen sentido.

“Cuando regreso a mi hogar, me siento distinto de todos los que están sentados a mi alrededor, y ellos me miran distinto de los que están sentados alrededor. Me siento como el joven que lleva la antorcha, un estadounidense orgulloso. Sencillamente, siento que debo ser esa persona.”