Image
Ed Holloway
Alistado

Sargento mayor

Ed Holloway

Jefe de operaciones

Al igual que muchos estudiantes de la escuela secundaria, Ed no estaba seguro de lo que quería hacer luego de graduarse. Era una persona atlética, deportiva, a la que le encantaba competir y a la que le atraía la idea de representar a su país, dentro del ámbito deportivo. Se inscribió en la Universidad de Louisville inmediatamente después de la escuela secundaria, pero pronto descubrió que no tenía suficiente disciplina para la universidad.

“My heart was into the athletics of it, but I wasn’t into pursuing further education at that time.”

Ed received various materials from the Military, and he was drawn to the idea of the Marine Corps. He took a shine to what they stood for — the values, the physical training, the mental challenges. It reminded him of what he loved about sports and competition. Ed’s stepfather had served in the Marine Corps and his grandfather served in the Army, but his family still urged him to finish school. They felt joining the Marine Corps was a hardcore decision. But Ed made up his mind. It was what he wanted to do.

After taking the Armed Services Vocational Aptitude Battery (ASVAB), Ed entertained the idea of becoming a food service specialist in the Military. He spent much of his childhood in his grandmother’s kitchen and worked in food service while at summer camps growing up, so it seemed like a natural fit.

“I knew I wanted to go into a field that would carry over to the civilian world when I left the Military. I knew that.”

"Quería dedicarme a una actividad que pudiera aplicar luego en el mundo civil."

Ed Holloway

Cuerpo de Marines

“Mi pasión era el deporte, pero no me interesaba en ese momento seguir estudiando.”

Ed recibió diversos materiales de las Fuerzas Armadas y le atrajo la idea del Cuerpo de Marines. Le gustó lo que significaban: los valores, el entrenamiento físico, los desafíos mentales. Le hizo recordar lo que le gustaba de los deportes y la competencia. El padrastro de Ed había servido en el Cuerpo de Marines y su abuelo sirvió en el Ejército, pero su familia seguía instándolo a terminar la universidad. A ellos les parecía que incorporarse a los Marines era una decisión demasiado radical. Pero Ed ya se había decidido. Era lo que quería hacer.

Luego de rendir el ASVAB (Examen de Aptitud Vocacional para las Fuerzas Armadas, por sus siglas en inglés), Ed consideró la idea de convertirse en especialista en servicio de alimentos en las Fuerzas Armadas. Pasó gran parte de su infancia en la cocina de su abuela y en los campamentos de verano de niño trabajó en el servicio de comidas, por eso le pareció como anillo al dedo.

“Sabía que quería dedicarme a una actividad que pudiera aplicar luego en el mundo civil cuando dejara las Fuerzas Armadas. Eso lo sabía.”

Luego de alistarse, Ed entró al entrenamiento básico (generalmente llamado “campo de entrenamiento”). No fue un desafío físico, en parte gracias a su afición a los deportes en la escuela secundaria, pero sí fue un desafío mental. Pero los beneficios los vio de inmediato: ser parte de un grupo de personas diferentes, todas trabajando juntas para lograr una tarea próxima, fue un desafío inspirador. Y, viniendo de un pueblo pequeño de Kentucky, el campo de entrenamiento también le ofreció a Ed la posibilidad de conocer cómo era la vida de los demás, de dónde venían y cuáles eran sus valores.

“Todo se basa en el trabajo en equipo. [Como grupo,] el ritmo con el que uno avanza es el que marca la persona más lenta. Así que uno se esfuerza por ayudar a los demás.”

Después del entrenamiento básico, Ed tuvo que realizar el Entrenamiento de combate para Marines, que le enseña a cada Marine alistado la razón de ser del combatiente y diferentes técnicas de combate. Luego, Ed fue asignado a su primera flota y se inscribió en la clase de servicios básicos de alimentos. Con cada clase adicional, Ed se dio cuenta de que lo que estaba aprendiendo se podía transferir fácilmente al mundo civil. Pero Ed no sólo estaba recibiendo entrenamiento en el servicio de alimentos. Era una educación que incluía cosas que él nunca hubiera esperado.

“Crecí en Kentucky… Había ido a Indiana y a Ohio un par de veces. Ahora calculo que he estado en más de tres cuartos del territorio de los Estados Unidos. Cuando me enviaron en un barco al Mediterráneo, fuimos a Francia, Italia, Grecia, Turquía, España, África, y he estado destacado en tierra firme en Japón y en Okinawa… Esa es una vida interesante.”

Lo que para Ed iba a ser un período de cuatro años ya lleva 22, y logró ejercer un rol de liderazgo superior como jefe de operaciones en servicios personales y culinarios. Durante su carrera, ha sido cocinero de barco en altamar durante seis meses, donde cocinó para más de 2,000 miembros del Servicio. Ha estado a cargo del manejo de fondos y de los presupuestos, y es responsable de un presupuesto anual en alimentos de $12 millones. Ha trabajado en adquisiciones, encargado de conseguir equipos de servicio en el Comando de sistemas del Cuerpo de Marines. Incluso cumplió servicio como reclutador. Para Ed, las oportunidades se multiplicaron con el paso de cada año. Y con cada oportunidad nueva, Ed aprendió más acerca de los Marines, acerca de sí mismo y acerca de lo que significa servir.

“Como líderes de las Fuerzas Armadas, nuestro trabajo es tomar a las personas tal como vienen y devolverlas a la vida civil como mejores ciudadanos para nuestro país. Incluso si el paso por las Fuerzas Armadas es de sólo cuatro años, uno sale siendo un mejor ciudadano.”