Vida militar

Familia y comunidad

Las Fuerzas Armadas creen que pertenecer a una familia y una comunidad bien consolidadas, y tener una personalidad fuerte, es tan importante para el éxito de un miembro del Servicio como su entrenamiento y certificación.

Voluntariado

La aerotécnica de primera clase Abby Roetzel pasa sus fines de semana como voluntaria en un refugio para animales de la zona.

Tiempo 3:25 Ver Transcripción

Transcripción

Guevara Cortez: Soy Jose Guevara Cortez, un sargento de segunda clase de la Fuerza Aérea destacado en la base conjunta San Antonio. Estoy intentando descubrir cómo es realmente la vida en las Fuerzas Armadas y en qué se podría diferenciar de lo que ustedes piensan al respecto. Hoy me voy a encontrar con la aerotécnica de primera clase Abby Roetzel, una técnica en medicina pediátrica que aspira a ser veterinaria. En lugar de encontrarnos en la base, Abby me pidió que me reuniera con ella aquí, en la Liga para la Defensa de los Animales, donde trabaja como voluntaria los fines de semana. Esto no es precisamente lo que uno esperaría ver hacer a una aerotécnica de la Fuerza Aérea, pero las Fuerzas Armadas nos alientan a ser líderes en nuestra comunidad, y por eso tengo gran interés en echar un vistazo.

Roetzel: ¡Hola!

Guevara Cortez: ¡Hola! Gusto en conocerte. Soy Jose.

Roetzel: Mucho gusto. Soy Abby. Bienvenido a la Liga para la Defensa de los Animales. ¿Quieres conocer el lugar?

Guevara Cortez: Sí, por favor.

Roetzel: Bien.

Guevara Cortez: Muéstrame todo. Sí, gracias.

Roetzel: De nada.

Guevara Cortez: No hay por qué.

Roetzel: Creo que todos los perros de aquí pesan menos de 15 libras como mínimo. Hay muchísimos más aquí adentro. Este es mi favorito. Su nombre es Deputy. 

Guevara Cortez: ¿Deputy?

Roetzel: Sí.

Guevara Cortez: Deputy, vives en Texas.

Roetzel: Sí.

Guevara Cortez: ¿Qué te parece eso, Deputy?

Guevara Cortez: Entonces, ambos estamos en las Fuerzas Armadas. ¿Dirías que hay alguna similitud entre estar en las Fuerzas Armadas y el trabajo como voluntaria que realizas?

Roetzel: Definitivamente lo creo. Sabes, debes tener una determinada personalidad para incorporarte a las Fuerzas Armadas. Eso en sí ya es algo. Pero alguien que se incorpora a las Fuerzas Armadas y trabaja como voluntario y ofrece más de su tiempo a las personas o los animales, eso creo que hace que te destaques entre los demás.

Guevara Cortez: Y, ¿cómo encuentras tiempo para el voluntariado?

Roetzel: Bueno, solo trabajo de lunes a viernes y, por tanto, tengo los fines de semana libres. Soy una persona que se aburre fácilmente, y por eso ocupo mi tiempo con mucho cuidado. Entonces, los sábados y domingos vengo aquí y trabajo como voluntaria algunas horas. Esto va a ser...

Guevara Cortez: ¡Oh, por Dios!

Roetzel: Un campamento de entrenamiento físico para gatos.

Guevara Cortez: ¡Un campamento para gatos!

Roetzel: Es para gatos a los que les gusta comer más de la cuenta.

Guevara Cortez: Ahora veo de dónde viene el nombre “campamento de entrenamiento físico” para gatos.

Roetzel: Sí. Nos esmeramos por hacer que se muevan por aquí, suban estos pequeños escalones. Pero es un poco difícil.

Guevara Cortez: Con respecto al trabajo que tienes ahora y viéndote en el futuro como veterinaria, ¿qué relación encuentras entre estas dos actividades?

Roetzel: Bueno, aprendo a cuidar a los pacientes. Básicamente cómo manejar a los pacientes. Por ejemplo, extraerle sangre a una persona es probablemente algo parecido a extraerle sangre a un perro porque todos tenemos venas. Creo que hay cosas simples como esa que podré trasladar a la veterinaria. Es como un paso en esa dirección.

Guevara Cortez: Ahora, según tu experiencia, ¿dirías que las Fuerzas Armadas te han ayudado a ser la persona que debes ser para tener éxito en la escuela de veterinaria?

Roetzel: Sin lugar a dudas. En el ámbito médico, trabajo con muchos médicos, un montón de profesionales. Ellos me han enseñado cómo debes desempeñarte como líder. Yo simplemente los observo mucho y tomo nota de cómo actúan. Y quiero ser así cuando esté en esa situación.

Guevara Cortez: Dime, Abby, ¿cuáles son algunas de las cosas que haces cuando trabajas aquí como voluntaria?

Roetzel: A los perros los tienes que socializar. Eso es probablemente lo más importante para mí. Cuando ves perros que son muy tímidos, perros muy asustados que tal vez fueron víctimas de maltrato y que no están a gusto con las personas, con el solo hecho de socializarlos, les das las herramientas que necesitan para ser adoptados.

¿Y qué es lo mejor que viste hoy?

Guevara Cortez: Sin duda, el campamento de entrenamiento físico para gatos.

Guevara Cortez: Porque el punto es... Nunca escuché hablar de algo parecido. Y tengo una gata que es algo robusta y que podría beneficiarse con un poco de ejercicio o con que le pongan la comida en un lugar muy elevado.

Guevara Cortez: Dejando de lado los lindos cachorritos, es asombroso ver cómo podemos marcar una diferencia en la comunidad con algunas horas de nuestro tiempo libre. Abby definitivamente me demostró eso hoy, y me inspiró a salir y hacer algo yo también.

Apoyo para los miembros del servicio

Se espera que los miembros del Servicio trabajen arduamente, pero que también tengan tiempo y oportunidades para relajarse y socializar. Por ejemplo, muchas bases militares cuentan con gimnasios, cines, parques, ligas de deportes recreativos y más.

Las Fuerzas Armadas también trabajan con Armed Forces Entertainment para ofrecer más de 400 espectáculos musicales, cómicos y teatrales en todo el mundo cada año.

Asimismo, los programas de MWR (Recreación, Bienestar y Espíritu, por sus siglas en inglés) de los Servicios ayudan a sus miembros a mantener una vida social activa con actividades, instalaciones y oportunidades como las siguientes:

  • Arte y manualidades
  • Torneos de bolos
  • Esquí alpino
  • Rafting
  • Recorridos por senderos en bicicleta
  • Áreas de caza
  • Puertos deportivos
  • Circuitos de paintball
  • Lugares para picnic
  • Parrilladas
  • Cabañas
  • Alquiler de botes
  • Deportes organizados en equipos

Conozca más sobre los programas de MWR:

Apoyo para las familias

Con el 53 por ciento de los miembros en servicio activo casados y aproximadamente el 39 por ciento de las familias con miembros en servicio activo con hijos, los programas que abordan todos los aspectos de la vida familiar son una parte indispensable de la vida militar. Los recursos actuales que ayudan a mejorar la calidad de vida de los miembros del Servicio y sus familias incluyen temas como los siguientes:

  • Vivienda y gastos familiares asequibles
  • Educación para cónyuges de militares
  • Cuidado y educación infantil
  • Atención médica familiar
  • Asesoramiento, apoyo y defensa de la familia
  • Servicios para familias con necesidades especiales
  • Ciudadanía de la familia
  • Asesoramiento financiero
  • Servicios de reubicación

 

Una serie de organizaciones afiliadas pero no oficiales ofrecen programas, servicios y herramientas para las familias de los militares.

 

Aviadores contra conductores ebrios

Rachelle y sus compañeros de servicio hablan sobre Airmen Against Drunk Driving (Aviadores contra conductores ebrios), una organización que ayuda a los miembros del Servicio a regresar a sus hogares de manera segura con solo una llamada telefónica.

Tiempo 1:11 Ver Transcripción

Transcripción

Rachelle: Airmen Against Drunk Driving (Aviadores contra conductores ebrios) es una organización de la que formo parte desde que llegué a Shaw.

Kyle: Lo que hacemos aquí es atender un número 1-800 al que puede llamar cualquier miembro de las Fuerzas Armadas, independientemente de la rama a la que pertenezca —ya sea la Fuerza Aérea, el Ejército, el Cuerpo de Marines, la Marina o la Reserva— para que lo recojamos si su primera línea de defensa falla.

Rachelle: Les da la oportunidad de que, si les falla su plan B, si algo sucede… Todos somos humanos. Todos cometemos errores. Pero no queremos el tipo de error en el que puedan lastimarse, lastimen a otra persona o algo les pase a ellos. Tenemos conductores voluntarios que cada semana salen y los recogen. No se hacen preguntas. El año pasado fui presidente de Airmen Against Drunk Driving y fue muy gratificante.

Presentador: Creó un entorno orientado a todas las personas, sin importar su rango, y hace que quieran hacer más trabajo voluntario porque es un entorno relajado.

Kyle: Me beneficia, porque me siento bien cuando ayudo a los demás.

Rachelle: Airmen Against Drunk Driving me hizo dar cuenta de que podía retribuir.

Apoyo para los padres

Tener un hijo en las Fuerzas Armadas puede ser estresante, pero se obtiene fortaleza al saber que no está solo. En la actualidad, hay programas especializados, recursos y miles de otros padres con quienes comunicarse para recibir apoyo para usted y su hijo.

Apoyo para veteranos

Cuando un miembro del Servicio se retira o decide dejar las Fuerzas Armadas, el apoyo no termina ahí. Organizaciones como el Departamento de Asuntos de Veteranos y el programa de atención médica TRICARE continúan atendiendo a los miembros del Servicio con asistencia financiera, compensación por discapacidades, seguro de vida y préstamos para la vivienda.

Volver Arriba