Vida Militar

Tiempo libre

Si bien la vida en las Fuerzas Armadas es, ciertamente, diferente de la vida civil en muchos aspectos, los miembros del Servicio pueden disfrutar de tiempo libre y relajarse con amigos, dedicarse a sus intereses personales o pasatiempos, y también descubrir actividades nuevas.

Opciones de descanso y relajación

Tanto las bases nacionales como las del extranjero ofrecen comodidades a los residentes a tiempo completo y al personal que se encuentra viajando. Además de las instalaciones de residencia y entrenamiento, a veces las bases tienen piscinas, canchas de baloncesto y tenis, pistas de boliche, cines y centros de recreación. A los miembros del Servicio a veces también se les permite el acceso a campamentos privados, playas y otras atracciones, ideales para unas vacaciones familiares.

Recreación al aire libre

Las bases militares suelen ser lugares amplios con entornos naturales ideales para la recreación al aire libre. Este video explora algunas de esas áreas y cómo las Fuerzas Armadas ofrecen equipos, servicios y organización de eventos para que disfruten los soldados y sus familias.

Tiempo 1:08 Ver Transcripción

Transcripción

Capitana Jo Karge, Ejército de los Estados Unidos: Ya sea todos los fines de semana o fin de semana de por medio, estoy en el agua o haciendo algo cerca del agua. De un momento a otro puedo tirar mi kayak en la camioneta y dirigirme hacia el agua. En el puesto, puedes alquilar kayaks pero también se puede alquilar todo lo necesario para pescar. Puedes alquilar botes. Si no quieres comprarte uno propio, podrás alquilar ahí.

Jo: Mis actividades favoritas aquí en el puesto probablemente serían andar en kayak y pescar. Estoy buscando algo que pique mi anzuelo. Recreación, Bienestar y Espíritu (MWR) es la organización a cargo de la moral, el bienestar y la recreación en el puesto. Su función principal es mantener la moral y el bienestar de los soldados y sus familias. Recreación, Bienestar y Espíritu ofrece un montón de viajes de tubing y rafting, kayak... y esos viajes siempre están llenos porque a la gente le encanta practicar estas disciplinas.

Jo: Mi pasión por el aire libre no ha cambiado desde que ingresé en las Fuerzas Armadas. Por lo contrario, la aumentó.

Almacenes y tiendas militares de víveres en las bases

Los miembros del Servicio que viven en las bases pueden comprar muchos artículos para el hogar, comida y ropa con descuento en los almacenes o las tiendas militares de víveres (las tiendas militares son tiendas especiales que venden artículos a los miembros del Servicio casi al costo). Alrededor del cinco por ciento del precio de la compra se cobra para el mantenimiento de la tienda y el sueldo de los empleados, pero no se suma ningún otro costo al precio de la mercancía.

Entretenimiento en la base

Los recursos de entretenimiento en la base disponibles para los miembros del Servicio y sus familiares incluyen gimnasios, cines, pistas de boliche y parques. Además de los servicios, Armed Forces Entertainment todos los años ofrece más de 400 espectáculos exclusivos en todo el mundo en 100 centros militares, con algunos de los músicos, comediantes, atletas y actores más populares.

Deportes en la base

Para aquellos miembros del Servicio que disfrutan de los deportes, las Fuerzas Armadas también tienen su propia liga deportiva: Armed Forces Sports. El Programa de deportes de las Fuerzas Armadas (Armed Forces Sports) incluye 25 deportes distintos, que van desde el baloncesto hasta el golf y el rugby. El programa está abierto para todo el personal activo y ofrece nueve campeonatos nacionales y 16 campeonatos internacionales.

Transcripción

Vacaciones pagas por 30 días

Como parte de los beneficios de empleo estándar, los miembros del Servicio activo reciben 30 días de vacaciones pagas todos los años, comparadas con las dos semanas estándar (14 días) que les corresponden a los puestos de principiantes en las carreras civiles.

Trabajar Como Voluntario

Para muchos de los que sirven, ser parte de algo más grande que ellos mismos es parte fundamental de sus creencias. Esta motivación desinteresada a menudo se extiende también a los compromisos de su tiempo libre. Ya sea que se trate de retribuir en refugios para animales, participar en proyectos de limpieza comunitarios o ayudar con eventos benéficos, no faltan oportunidades de voluntariado para los miembros del Servicio y sus familias en las Fuerzas Armadas.

Voluntariado

La aerotécnica de primera clase Abby Roetzel pasa sus fines de semana como voluntaria en un refugio para animales de la zona.

Tiempo 3:25 Ver Transcripción

Transcripción

Guevara Cortez: Soy Jose Guevara Cortez, un sargento de segunda clase de la Fuerza Aérea destacado en la base conjunta San Antonio. Estoy intentando descubrir cómo es realmente la vida en las Fuerzas Armadas y en qué se podría diferenciar de lo que ustedes piensan al respecto. Hoy me voy a encontrar con la aerotécnica de primera clase Abby Roetzel, una técnica en medicina pediátrica que aspira a ser veterinaria. En lugar de encontrarnos en la base, Abby me pidió que me reuniera con ella aquí, en la Liga para la Defensa de los Animales, donde trabaja como voluntaria los fines de semana. Esto no es precisamente lo que uno esperaría ver hacer a una aerotécnica de la Fuerza Aérea, pero las Fuerzas Armadas nos alientan a ser líderes en nuestra comunidad, y por eso tengo gran interés en echar un vistazo.

Roetzel: ¡Hola!

Guevara Cortez: ¡Hola! Gusto en conocerte. Soy Jose.

Roetzel: Mucho gusto. Soy Abby. Bienvenido a la Liga para la Defensa de los Animales. ¿Quieres conocer el lugar?

Guevara Cortez: Sí, por favor.

Roetzel: Bien.

Guevara Cortez: Muéstrame todo. Sí, gracias.

Roetzel: De nada.

Guevara Cortez: No hay por qué.

Roetzel: Creo que todos los perros de aquí pesan menos de 15 libras como mínimo. Hay muchísimos más aquí adentro. Este es mi favorito. Su nombre es Deputy.

Guevara Cortez: ¿Deputy?

Roetzel: Sí.

Guevara Cortez: Deputy, vives en Texas.

Roetzel: Sí.

Guevara Cortez: ¿Qué te parece eso, Deputy?

Guevara Cortez: Entonces, ambos estamos en las Fuerzas Armadas. ¿Dirías que hay alguna similitud entre estar en las Fuerzas Armadas y el trabajo como voluntaria que realizas?

Roetzel: Definitivamente lo creo. Sabes, debes tener una determinada personalidad para incorporarte a las Fuerzas Armadas. Eso en sí ya es algo. Pero alguien que se incorpora a las Fuerzas Armadas y trabaja como voluntario y ofrece más de su tiempo a las personas o los animales, eso creo que hace que te destaques entre los demás.

Guevara Cortez: Y, ¿cómo encuentras tiempo para el voluntariado?

Roetzel: Bueno, solo trabajo de lunes a viernes y, por tanto, tengo los fines de semana libres. Soy una persona que se aburre fácilmente, y por eso ocupo mi tiempo con mucho cuidado. Entonces, los sábados y domingos vengo aquí y trabajo como voluntaria algunas horas. Esto va a ser...

Guevara Cortez: ¡Oh, por Dios!

Roetzel: Un campamento de entrenamiento físico para gatos.

Guevara Cortez: ¡Un campamento para gatos!

Roetzel: Es para gatos a los que les gusta comer más de la cuenta.

Guevara Cortez: Ahora veo de dónde viene el nombre “campamento de entrenamiento físico” para gatos.

Roetzel: Sí. Nos esmeramos por hacer que se muevan por aquí, suban estos pequeños escalones. Pero es un poco difícil.

Guevara Cortez: Con respecto al trabajo que tienes ahora y viéndote en el futuro como veterinaria, ¿qué relación encuentras entre estas dos actividades?

Roetzel: Bueno, aprendo a cuidar a los pacientes. Básicamente cómo manejar a los pacientes. Por ejemplo, extraerle sangre a una persona es probablemente algo parecido a extraerle sangre a un perro porque todos tenemos venas. Creo que hay cosas simples como esa que podré trasladar a la veterinaria. Es como un paso en esa dirección.

Guevara Cortez: Ahora, según tu experiencia, ¿dirías que las Fuerzas Armadas te han ayudado a ser la persona que debes ser para tener éxito en la escuela de veterinaria?

Roetzel: Sin lugar a dudas. En el ámbito médico, trabajo con muchos médicos, un montón de profesionales. Ellos me han enseñado cómo debes desempeñarte como líder. Yo simplemente los observo mucho y tomo nota de cómo actúan. Y quiero ser así cuando esté en esa situación.

Guevara Cortez: Dime, Abby, ¿cuáles son algunas de las cosas que haces cuando trabajas aquí como voluntaria?

Roetzel: A los perros los tienes que socializar. Eso es probablemente lo más importante para mí. Cuando ves perros que son muy tímidos, perros muy asustados que tal vez fueron víctimas de maltrato y que no están a gusto con las personas, con el solo hecho de socializarlos, les das las herramientas que necesitan para ser adoptados.

¿Y qué es lo mejor que viste hoy?

Guevara Cortez: Sin duda, el campamento de entrenamiento físico para gatos.

Guevara Cortez: Porque el punto es... Nunca escuché hablar de algo parecido. Y tengo una gata que es algo robusta y que podría beneficiarse con un poco de ejercicio o con que le pongan la comida en un lugar muy elevado.

Guevara Cortez: Dejando de lado los lindos cachorritos, es asombroso ver cómo podemos marcar una diferencia en la comunidad con algunas horas de nuestro tiempo libre. Abby definitivamente me demostró eso hoy, y me inspiró a salir y hacer algo yo también.

Volver Arriba